Buscar

CBD, dosificación, efectos secundarios e interacciones



Dosificación del aceite de CBD


En el uso del cannabidiol no hay ninguna guía con cantidades fijas (si orientativas) para cada situación. La cantidad de aceite de CBD en mg para cada caso varía dependiendo de la enfermedad o dolencia, intensidad de la afección, metabolismo y sensibilidad al CBD, funcionamiento del sistema endocannabinoide, sustancias presentes en el organismo (alimentos/fármacos), peso corporal y también dependiendo del resto del cannabinoides o terpenos que contenga el producto. Incluso en diferentes situaciones un mismo sujeto puede tener reacciones distintas según sus niveles de estrés.


El CBD es un fitocannabinoide, una sustancia natural químicamente similar a los endocannabinoides que producimos los mamíferos, capaz de ayudar al equilibrio del que se encarga el sistema endocannabinoide. Los fitocannabinoides se adhieren a los tejidos adiposos del organismo durante unos pocos días por lo que los resultados pueden tardar en apreciarse.


El cannabidiol es seguro siempre que no contenga algún tipo de sustancia extraña como toxinas, pero es necesario que se vayan produciendo lentos ajustes en el organismo hasta encontrar la dosis adecuada para lo que es necesario prestar atención y aprender a escuchar el cuerpo anotando las observaciones detectadas.


Los compuestos del cannabis tienen propiedades bifásicas que, aunque son más aplicables al THC estimulando el cuerpo en bajas cantidades y sedándolo en elevadas, en el CBD las cantidades elevadas pueden ser menos efectivas que las moderadas. Más puede ser menos, es necesaria paciencia y aprendizaje.


Más puede ser menos


Para encontrar la dosis que se ajusta a una situación concreta es necesario buscarla con paciencia siguiendo la máxima comienza con poco, avanza despacio. Tranquil@, merecerá la pena el tiempo invertido.


Comienza con poco, avanza despacio


De todos los factores que intervienen en la dosis el único fiable es el peso corporal así que debemos empezar por ahí, administrando una cantidad de mg diaria (divisible en varias tomas) igual o inferior al 10/15% del peso. Esta toma debería mantenerse durante unos cuatro o cinco días tomando anotaciones y a partir de ahí, subir gota a gota la dosis al ~20% del peso repitiendo la espera en busca del efecto deseado, luego al ~25%, al ~30%, etc.


Como saber la dosis de CBD

  1. Comenzar con una cantidad baja, en torno al 10/15% del peso corporal.

  2. Anotar las observaciones percibidas día a día.

  3. Si tras cuatro o cinco días no se observan resultados satisfactorios aumentar ligeramente la dosis.

  4. Repetir los puntos 2 y 3 hasta obtener los efectos deseados.


Aunque las cantidades dependen de múltiples factores, las dosis diarias más habituales rondan en torno al 50% en mg del peso corporal. Esta es una orientación ya que, aun siendo el caso, es necesario un proceso de aprendizaje corporal y desarrollo de intuición que nos será muy útil en un futuro.


Es posible crear cierta tolerancia en algún momento dónde la solución no consiste en aumentar la dosis. En caso de detectar un aumento de la tolerancia es recomendable suspender la administración durante una semana para “resetear” el sistema endocannabinoide y tras este tiempo volver a buscar la dosis adecuada.


Efectos secundarios


Aunque el cannabis con una baja concentración de THC incluso en elevadas cantidades no supone riesgos graves para la salud es conveniente conocer sus posibles efectos secundarios e interacciones con otros medicamentos.


Los productos de cannabis a base de cannabidiol con una concentración de THC inferior a 0,2%, permitidos por ley en toda Europa son muy diferentes al cannabis no regulado con altas concentraciones de su compuesto psicoactivo que además de producir mareos, taquicardias o paranoia puede crear dependencia emocional o mental.


Como efectos secundarios la toma de CBD puede dar lugar síntomas menores como sequedad en la boca, cansancio, mareos, cefaleas y disminución del apetito. Efectos pasajeros que pueden producirse tras dosis elevadas y que desaparecen al reducir o suspender la administración. A lo largo de la historia no se ha detectado un solo fallecimiento por un consumo excesivo de cannabis en cualquiera de sus formas y concentración.


Interacciones con medicamentos


El cannabidiol altera temporalmente la actividad del citocromo P450 (CYP), una familia de encimas hepáticas, pudiendo afectar al metabolismo corporal de las hemoproteínas de algunos fármacos. Esto sucede porque al ser el CBD metabolizado por estas enzimas puede interactuar evitando que al mismo tiempo se metabolicen otros compuestos y produciendo una no asimilación o acumulación en sangre de los mismos. También algunos frutos pueden provocar esta respuesta.


Estas interacciones entre el CBD y algunos medicamentos dependen de la metabolización de cada sujeto y suele ser necesaria una cantidad de CBD bastante elevada para interferir en la metabolización de las hemoproteínas, aunque por precaución siempre es recomendable la consulta con un especialista.


 

A tener en cuenta:

  • Comenzar con poco, avanzar despacio

  • Aumentar las dosis cada cuatro o cinco días (de ser necesario) o reducirlas

  • Puede dosificarse en una o varias tomas diarias

  • Mejor con el estómago vacío

  • Prestar atención y tomar notas

  • Más puede ser menos

  • Consultar con un especialista, especialmente si se consumen medicamentos