Buscar

¿Qué es el CBD (Cannabidiol)? Continuación


Tras la introducción ¿Qué es el CBD (Cannabidiol)? Conozcamos algo más del sistema endocannabidoide y de los diferentes elementos del cannabis para comprender cómo y por qué funciona el cannabidiol (CBD).


Sistema endocannabinoide


Conexiones sistema endocannabinoide
Sistema endocannabinoide

Este sistema está compuesto por los siguientes elementos:


  • Endocannabinoides: los principales son Anandamida (AEA) y 2-araquidonilglicerol (2-AG), que son moléculas de carácter lipídico que produce nuestro cuerpo. La primera está relacionada con las sensaciones de hambre, sueño o dolor y la segunda con el control del sistema endocrino, la regulación de la percepción somatosensorial o la formación de glóbulos rojos, entre otras.

  • Enzimas: el sistema endocannabinoide consta de cinco, encargadas unas de sintetizar y otras de descomponer los endocannabinoides bajo demanda, según se necesiten.

  • Receptores: situados por todo el cuerpo se conocen dos, CB1 y CB2. Hoy, se está investigando un receptor descubierto recientemente, conocido como CB3. Los endocannabinoides encajan en los receptores aumentando las conexiones celulares y ayudando al correcto funcionamiento del sistema.


Los diferentes receptores varían en composición, localización y funciones, algunas totalmente contrarias que se activan dependiendo de la necesidad del cuerpo. El CBD es capaz de unirse a los receptores para aumentar las señales celulares y modular los endocannabinoides, la Anandamida y el 2- araquidonilglicerol, para que cumplan sus diferentes funciones, ayudando a equilibrar el sistema endocannabinoide cuando es necesario.


Receptores CB1


Se encuentran principalmente en el sistema nervioso central formado por cerebro, áreas corticales, cerebelo, tronco cerebral, bulto olfatorio, tálamo, hipotálamo, pituitaria, glándulas basales, tiroides, vías respiratorias superiores, hígado, ovarios, glándulas suprarrenales, próstata, útero y testículos, es decir, zonas encargadas de la memoria emocional, el dolor, el placer, el miedo, el estado de ánimo, el equilibrio y los impulsos.


Receptores CB2


Se encuentran por todo el cuerpo actuando especialmente en el sistema inmunológico (huesos, ojos, corazón, estomago, páncreas y tracto digestivo). También se encuentran en menor medida que los receptores CB1 en zonas del cerebro como el cerebelo, encargado del movimiento corporal, y las células cerebrales conocidas como las microglías, encargadas de vigilar y defender al sistema nervioso de virus, toxinas, microorganismos, tumoraciones, inflamaciones y muerte cerebral prematura.


 

Elementos del cannabis


Planta cannabis CBD

Fitocannabinoides


Los fitocannabinoides más conocidos y estudiados son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) aunque también hay otros en constante investigación por sus esperanzadoras propiedades descubiertas en ensayos preliminares. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Cannabinol o CBN por sus efectos anticonvulsivos, antibacterianos, antiinflamatorios, analgésicos y sedantes.

  • Cannabigerol o CBG por sus beneficios antiinflamatorios, antitumorales, antibacterianos, antifúngicos, antidepresivos y analgésicos.

  • Cannabicromeno o CBC por su capacidad como analgésico, antiinflamatorio y anticancerígeno.


Terpenos


Son las sustancias químicas responsables de los olores de las plantas y su principal función es la de proteger a la planta de plagas, hongos o bacterias además de atraer a insectos polinizadores.

No hay muchos estudios sobre ellos ya que se encuentran en concentraciones muy bajas, pero parecen tener efectos significativos. Cada planta tiene sus propios terpenos, por ejemplo, los pinos tienen el alfa-pineno con propiedades antidepresivas mientras que en el cannabis existen reconocidos más de cien, tales como el Mirceno (calmante y sedante),

el Beta-cariofileno (antiinflamatorio), el Linalol (calmante y sedante) o el D-limoneno (antiestresante).


Flavonoides


Están presentes en los vegetales y les ayudan a protegerse de elementos externos además de otorgarles esos colores, algunos tan vivos, en hojas y frutos. Como en el caso de los terpenos, varían sus propiedades de un tipo a otro pero en términos generales se consideran antioxidantes y beneficiosos para el sistema cardiovascular.


 

El efecto séquito


Los aceites de CBD pueden ser encontrados de tres maneras en el mercado: aislado, amplio espectro o espectro completo.

  • Aislado: el CBD es aislado y el aceite (pudiendo ser de cualquier naturaleza: coco, oliva, etc.) contiene únicamente un fitocannabinoide, el CBD.

  • Amplio espectro: el CBD se aísla junto a otros fitocannabinoides y elementos de la planta del cannabis como terpenos y flavonoides. El único fitocannabinoide separado es el THC.

  • Espectro completo: el aceite conserva el resto de cannabinoides, terpenos y flavonoides.

El efecto séquito es la sinergia entre los diferentes compuestos del cáñamo, fitocannabinoides, terpenos y flavonoides, que al permanecer juntos se potencian unos a otros consiguiendo así unos efectos superiores a su utilización de manera aislada. Con aceite CBD de espectro completo se han demostrado mejores resultados que con el CBD aislado dado que muchas propiedades de los distintos fitocannabinoides, terpenos y flavonoides son compartidas, aprovechándose así las propiedades de todos los fitocannabinoides incluido el THC, limitada su concentración, sin temor a su efecto psicoactivo.


 

El sistema endocannabinoide puede reforzarse con alimentos que ayudan a activar enzimas y/o receptores como el cacao, zanahorias o una dieta alta en omega 3 y baja en omega 6. Por otro lado, el ejercicio aeróbico influye directamente al aumentar los niveles de Anandamida. Buena alimentación, ejercicio físico y aceite de CBD son tres claves para mantener un sistema endocannabinoide óptimo.